La limpieza de superficies al contacto de agentes grasos es de vital importancia, ya que a partir de los productos de limpieza que utilices puedes prevenir la formación de depósitos calcáreos o minimizar la necesidad de productos ácidos en el futuro.

Los detergentes alcalinos tienen un pH superior a 7 lo que es ideal para la limpieza de grasas y aceites saponificables, incluso es muy bueno para el aceite negro, proteínas y otras suciedades orgánicas. Los detergentes alcalinos suaves, cuyo pH se sitúa entre 8.0 y 10.8 son preferidos en la mayoría de las aplicaciones frente a los detergentes de pH neutro.

Los detergentes alcalinos son excelentes para:

•       Desinfección en la industria agroalimentaria, en todo tipo de establecimientos que manipulan, procesan o almacenan alimentos: industrias cárnicas, lácteas, bebidas, conserveras, frigoríficas, restaurantes, etc.

•          Limpieza y desinfección de palets, envases, cisternas, maquinaria, mesas, etc., en general utensilios y superficies en contacto con alimentos.